Claves de una calefacción de bajo consumo.

1. Factores clave de una calefacción de bajo consumo
Para abordar las posibilidades de la calefacción de bajo consumo, debemos explicar antes los dos sistemas de transmisión de calor a una estancia:

– Radiación. El emisor térmico desprende calor y, con ello, genera diferencias de temperatura entre el espacio más próximo a él y los espacios más lejanos. Este es un calor intenso, pero en absoluto confortable.

– Convección. Se calienta el aire y, al dilatarse, pierde peso y asciende. Mientras, el aire frío vuelve a ser calentado y se generan así ciclos de convección. La circulación del aire facilita la homogeneidad de temperatura en toda la estancia. Si se produce de forma natural, garantiza una temperatura confortable.

Pero, ¿cómo se puede garantizar esta temperatura confort? Con la combinación de dos factores: alcanzando esa temperatura lo antes posible y evitando oscilaciones bruscas después de alcanzada. La mejor manera de conseguir este objetivo es mantener una temperatura de crucero, que evita esfuerzos de recuperación y picos de frío o calor.

 

Las calderas de biomasa funcionan de forma similar a las calderas convencionales, solo que en lugar de quemar combustible fósil queman otro combustible que no resulta nada perjudicial. El quemador de la caldera o estufa biomasa quema el combustible natural y el calor durante esa convulsión es dado al circuito de agua. El agua caliente genera calefacción, agua sanitaria, climatización de piscinas, etc.

Emisores térmicos de fluido: a diferencia de los demás, lleva un fluido termo-conductor de alta transparencia térmica, o sea, lleva un líquido que reparte el aceite denso de forma uniforme para que pueda guardar más calor, aunque tarda más en calentarse.

Emisores térmicos cerámicos: son los que tienen mayor inercia térmica, debido a que está construido con elementos sólidos que proporcionan este efecto.

Emisores térmicos secos: están construidos por aluminio que producen un rendimiento óptimo y una homogeneidad total de temperatura. La sensación de calor es mayor y además es más rápido que las anteriores clases de emisores térmicos.