Consejos para el ahorro de calefacción en Bizkaia

¿Se puede ahorrar en calefacción en Bizkaia? Por supuesto que se puede. Por mucho que nuestra área geográfica sea de las más frías del país, hay modos de contener el gasto energético.

Y como es un clásico que al llegar las bajas temperaturas leas en internet o veas en la televisión las típicas recomendaciones de cara al ahorro, no vamos a ser nosotros los que acabemos con dicha tradición.

Por lo tanto, aquí van tres sencillos consejos para ayudarte a reducir tu gasto. ¿Nuevos? No. Pero no está de más recordarlos.

1) Asegúrate de que no hay pérdidas de calor
Ventanas mal cerradas, puertas abiertas por las que se escapa el calor de la habitación…todo eso contribuye a que la casa no termine de calentarse y que la calefacción tenga que estar mucho más tiempo encendida.

2) Coloca la calefacción a la temperatura ideal, ni más ni menos

Una temperatura excesiva repercute en un gasto elevado, y no proporciona más confort. Poner la calefacción a 20 grados debería ser suficiente para crear un ambiente cómodo, y si hace mucho frío y a esa temperatura no se calienta lo suficiente la estancia, no te vuelvas loco. Súbelo un grado y échate una manta y en poco tiempo estarás calentito sin que la factura te pase cuentas más tarde.

3) Huye de los radiadores y los braseros
Lo creas o no, un radiador gasta más que una bomba de calor. Y los braseros son un sistema de calor mucho menos seguro, ya que con frecuencia se dan accidentes que dan lugar a la aparición de incendios. Así que evita en la medida de lo posible estos métodos para calentar la casa.