Aire acondicionado y covid 19

Sabemos que la Covid-19 puede contagiarse de una persona a otra a través de pequeñas gotas expulsadas de la nariz y la boca cuando una persona tose, estornuda o habla. Estas gotas caen sobre objetos y superficies y podemos contraer el virus tocando dichos objetos y luego llevándonos las manos a los ojos, la boca o la nariz.

E igualmente, podemos infectarnos inhalando estas gotas emitidas por otras personas contagiadas. De ahí la norma de la distancia social.

Ahora bien, la OMS no cree que haya suficientes pruebas para demostrar que el virus se transmita por el aire -en un análisis de más de 75.000 en China no se encontró ninguna transmisión de este tipo. Sin embargo, este tipo de propagación, según la OMS, sería posible en centros de salud cuando se realizan ciertos tipos de procedimientos como desconectar a alguien de un respirador.

Las partículas en suspensión o aerosoles son muy pequeñas y pueden permanecer en el aire durante mucho tiempo y transmitirse a distancias mayores de un metro, e incluso a una decena de metros.

Expertos en enfermedades infecciosas como Paul Hunter, profesora de la Universidad de East Anglia, recalcan que “aunque las gotas tienen que moverse por el aire [para infectar a alguien], no tienden a ser aerotransportadas“.

Y añade que a pesar de que es posible que la Covid-19 se transmita por el aire, “probablemente no ocurre muy a menudo”.

Otras hipótesis

Otro estudio reciente llevado a cabo en China concluyó todo lo contrario, en base al caso de nueve comensales que contrajeron la Covid-19 en un restaurante a través, asegura el citado estudio, del aire acondicionado.

“No me parece nada descabellado lo que plantea y es totalmente posible. Hablamos de un virus que se transmite también por vía aérea. Si quedan partículas con virus en suspensión y hay un flujo de aire que transporte las partículas, es posible que eso facilite el contagio”, declaró  el virólogo Javier Buesa de la Universidad de Valencia a Teknautas.