Calefacción por suelo radiante, funcionamiento.

suelo radiante bilbao

El principio básico del sistema de calefacción y refrigeración median-te superficies radiantes, consiste en la impulsión de agua a media temperatura (en torno a los 40ºC en invierno y a los 16ºC en verano) a través de circuitos de tuberías plásticas fabricadas principalmente en polietileno.Estos circuitos se soportan sobre un aislante térmico y quedan recu-biertos por una capa de mortero de cemento, que los recubre y sobre la que se coloca el pavimento final el cual podrá ser de tipo cerámi-co, piedra, madera, linóleo u otros.

 

Cuando el sistema funciona en modo calefacción, se hace circular agua de modo que el calor es cedido al ambiente a través de la capa de mortero y del pavimento, mediante radiación, conducción y en menor grado convección natural. En cambio cuando funciona en modo refrigeración, el exceso de calor contenido en la estancia se absorbe, a través del pavimento y de la capa de mortero que contiene las tuberías por las que circula agua fría, disipándolo hacia el exterior de la vivienda.

 

suelo radiante bizkaia

 

Es interesante saber que existen soluciones que utilizan el techo o las paredes como elemento radiante e igualmente en modo calefacción y/o refrigeración bajo el mismo principio de funcionamiento y satis-faciendo de la misma manera la demanda de confort mediante el acondicionamiento térmico de las superficies.Además estos sistemas requieren un sistema de regulación y control que permita seleccionar y regular posteriormente tanto la temperatu-ra del agua que se impulsa en el sistema primario como controlar de forma independiente la temperatura ambiente de cada uno de los espacios que se desea climatizar (salones, dormitorios, aseos, etc.) A continuación se tratarán las principales ventajas de este tipo de sis-temas: • Mejora del confort térmico.•Menor necesidad de energía.• Reducción de las emisiones de CO2.•Mejora de la certificación energética.

•Homogeneidad de temperatura.

• Ausencia de corrientes de aire.

• No se genera polvo

• Mayor espacio útil en la vivienda.

• Libertad de decoración.